14 noviembre 2014

La guerra entre las consolas es cada vez más feroz

Han llegado casi al mismo tiempo (con una semana de diferencia) y las dos lucharán estas navidades por hacerse un hueco en el salón. Play Station 4 y Xbox One serán sin duda los dispositivos de electrónica para el hogar más deseados de estas próximas fiestas y, aunque ambas parten con diferentes conceptos de lo que debe ser una consola, las dos están perfectamente ejecutadas y las dos son una apuesta segura para el entretenimiento de la próxima década.

Casi siete años después del lanzamiento de sus antecesoras, que inauguraron la era del entretenimiento en alta definición, Microsoft y Sony han vuelto a hacer hincapié en la potencia gráfica de sus máquinas, pero parte de la atención se ha volcado también en el componente social del juego, con mejoras en las diferentes redes de comunicación entre jugadores, integración con redes sociales como Twitter y Facebook o la posibilidad de compartir las partidas jugadas en Youtube.

En juego hay un mercado que este año ha movido cerca de 80.000 millones de euros, aunque el mundo del videojuego, al igual que el PC, está sintiendo cada vez más la presión de la tableta y los teléfonos móviles. Todavía están lejos en potencia gráfica y calidad de los títulos, pero estas plataformas avanzan a gran velocidad y tienen ya una base instalada (incluso considerando iOS y Android por separado) que supera ampliamente a la de los modelos portátiles y, por supuesto a las de las consolas de salón.

La bombilla incandescente es ya un recuerdo. Aunque aún es posible encontrar algunas en comercios, la inmensa mayoría de los hogares ha pasado a las compactas fluorescentes, mucho más eficientes a la hora de generar luz. Estas bombillas, sin embargo, no están exentas de problemas. A la larga, la opción más económica y respetuosa con el medio ambiente son las bombillas LED, con un consumo ínfimo y una larga vida. Esta de Toshiba merece sin duda un hueco en nuestros premios. Dura 15 años y ahorra entre 100 y 200 euros a lo largo de un año considerando tres horas de encendido al día en un hogar de tres habitaciones.

Microsoft apunta hacia el entretenimiento convergente con la Xbox One. Es una consola, pero también un centro multimedia que se integra con la televisión para ofrecer acceso centralizado a los programas emitidos y servicios de video bajo demanda. Kinect, incluido de serie, es también protagonista.

Sony no ha dejado ni un ángulo al descubierto en su PS4. En precio, potencia y catálogo es una de las opciones más firmes de esta generación. Orientada sobre todo al público más jugón, no faltan aplicaciones para acceder a contenido en la red y funciones adaptadas a los nuevos tiempos, como la posibilidad de retransmitir las partidas en directo a través de la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario