18 abril 2014

Me sigo acordando de la Dreamcast de Sega

La única que hasta la fecha ha podido hacerle algo de sombra a la PlayStation de Sony ha sido Dreamcast de Sega. Aun así, las cifras hablan por sí solas. Sega ha logrado vender en el último año 1,1 millones de consolas Dreamcast en Japón y 3,8 millones en el resto del mundo. Pese a que las cifras abultan, Sony ha colocado sólo en Japón 2,14 millones de unidades de PlayStation durante el mismo periodo. Pero la victoria se ha decidido del todo con la entrada en escena de la nueva y esperada PlayStation 2. 

Desde que Sony la lanzara al mercado el pasado marzo, en Japón ya se han vendido 1,8 millones de unidades y, como muestra de las expectativas levantadas, basta señalar que en sólo tres días se vendieron 980.000 máquinas. Aún falta añadir a la lista las ventas de la consola en Estados Unidos y Europa, donde comenzará a venderse a finales de año.

Tras perder la batalla, el presidente de Sega ha tenido que dejar el cargo. La sucesión, que se anunció a finales del mes pasado, se produce después de que la compañía cerrara su último ejercicio fiscal con un resultado de 398 millones de dólares de pérdidas más de 71.000 millones de pesetas .

Shoichiro Irimajiri, de 60 años de edad, abandona la presidencia tras dos años al frente de Sega Enterprises. Irimajiri cede el puesto a Isao Ohkawa, directivo de la compañía, así como de la firma CSK, propietaria del 19% de las acciones de Sega. Nuestro deseo es el de reanimar la empresa centrándonos en los servicios de Internet a través de la Dreamcast , ha señalado el nuevo presidente de Sega.

Pese a que las ventas de la consola de 128 bits han mejorado respecto a los resultados del año anterior, Sega todavía necesita aclarar cuál será su estrategia en el sector de Internet. Dreamcast se convirtió en la primera consola con acceso a la Red, pero este factor diferencial no le ha servido para arañar puestos en la batalla. Además, la tardanza a la hora de ofrecer un servicio rápido y de calidad en el acceso a Internet ha influido negativamente sobre las ventas de la consola. Tampoco parece que Sega haya sabido aprovechar su conexión para sacar rentabilidad con un portal lúdico. A la compañía le esperan, sin duda, unos meses duros con la PlayStation 2, la Xbox de Microsoft y la Dolphin de Nintendo asomándose por el horizonte.

Respecto al otro rival tradicional, Sony no tiene nada que temer de su Nintendo 64, una consola cuyas ventas no han ido lo bien que esperaban sus directivos. A Nintendo se le dan mucho mejor las Game Boy, una versión de mano de las consolas domésticas. Este pequeño dispositivo ha logrado barrer en ventas en todo el mundo. Más de 17 millones de Game Boy ha conseguido vender Nintendo en los últimos 12 meses. Sin duda, nada que ver con la otra batalla que se disputa, la de las consolas conectadas a los televisores. Aunque tampoco el precio de ambos segmentos de productos es el mismo.

Además, el éxito de la Game Boy se ha visto acrecentado en los últimos meses con la irrupción del fenómeno Pokémon. Nintendo ha dado en la diana con la explotación de esta creación, ya sea en formato cromo, película o, cómo no, videojuego.

Pese a que los planes iniciales eran lanzarla al mercado a finales de este año, las últimas previsiones retrasan la fecha a 2001. Mientras tanto, sus competidores continúan aprovechando cualquier retraso.

Sony, el gigante de la electrónica y el entretenimiento doméstico, contra Microsoft, el rey del software y la informática en el hogar y la empresa.

Cuando todo parecía ir sobre ruedas para la multinacional de origen japonés, irrumpe en escena Bill Gates y anuncia la XBox. Frente al procesador de 300 MHz incluido en la consola de Sony, Microsoft promete una velocidad de 600 MHz marca Intel. La firma de Bill Gates también quiere duplicar la capacidad gráfica de la consola, la velocidad de transmisión de la memoria y mejorar la posibilidad de ver títulos en DVD desde la misma unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario