22 marzo 2014

La nueva generación de consolas

Ya está aquí la nueva generación de videoconsolas, por fin. Es el relevo que más se ha hecho esperar: ocho años desde que se inaugurara la anterior con el lanzamiento de Xbox 360, en noviembre de 2005. 

Y hay que decir que, tras la campaña navideña, la acogida de las dos nuevas máquinas de Microsoft en España y Sony está siendo notable: 4,2 millones de PS4 y 3 millones de Xbox One vendidas. 

Pero el éxito de ventas hay que achacarlo al hipnotizante reclamo de la actualización a las nuevas máquinas (sobre todo tras estos largos ocho años), más que por la calidad o las supuestas ventajas de los videojuegos o experiencias que, de momento, las acompañan.

Si algo tenemos que destacar de este primer arreón de las nuevas consolas es su pobre catálogo de videojuegos. Sin ningún título que, de verdad, destaque en ninguna de las dos videoconsolas, los juegos más vendidos con las nuevas máquinas son juegos multiplataforma que también están disponibles en las máquinas de la generación anterior. 

Es decir, videojuegos desarrollados para PS3 y Xbox 360 que, con ligeros retoques, llegan en formato PS4 y Xbox One. FIFA 14, Call of Duty Ghost o Assassin’s Creed IV son los principales ejemplos: fantásticos juegos, éxitos superventas pero, al fin y al cabo, juegos de la generación anterior.

Pero es normal que las editoras no sean las primeras en apostar por las nuevas máquinas en su lanzamiento, este trabajo es propio de los estudios de los fabricantes. 

Sin embargo, tanto Sony como Microsoft no han sido capaces de acompañar a las máquinas con títulos a la altura de un cambio de generación. Ryse: Son of Rome y Killzone: Shadow Fall, los títulos estrella del catálogo de Xbox One y PS4, respectivamente, no han cautivado ni a la crítica ni al público. Son buenos videojuegos, pero no sorprenden, ni destacan, ni han superado técnicamente a los grandes juegos de la generación anterior. Por lo tanto, no son juegos vende consolas, fundamentales para lanzar a los jugadores al cambio de máquina.

Aunque también es justo decir que no es la primera vez que esto pasa. Algo muy similar ocurrió, justo, en la generación anterior. Xbox 360 llegó al mercado acompañada de títulos bastante mediocres como Kameo o Perfect Dark Zero y PS3 lo hizo con el flojo MotorStorm y el algo mejor pero tampoco para tirar cohetes, Resistance: Fall of Man. Y luego la historia nos ha demostrado que ambas han sido fabulosas y hasta longevas videoconsolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario