23 diciembre 2013

Una televisión con 4 veces más píxeles que la suya

Con el salto a la alta definición completa, el llamado Full HD, los amantes del cine y los deportes alcanzamos el nirvana audiovisual. El paso a la pantalla plana en los hogares españoles hizo crecer el tamaño de los televisores. De las 28 pulgadas habituales con las pantallas de tubo de rayos catódicos pasamos a 42 en LCD y plasma. La resolución estándar en esos tamaños era insuficiente y la diferencia con los 1.920 x 1.080 píxeles de Full HD, más que notable. Por fin teníamos la imagen que nos merecíamos.

Pero ahora incluso esa alta resolución, presente ya en más de un cuarto de los hogares españoles, amenaza con quedarse corta. Los primeros televisores UHD ya están disponibles. Las siglas hacen referencia a Ultra High Definition (ultra alta definición), un estándar también conocido como 4K y que pone en la pantalla cuatro veces más píxeles. Los televisores compatibles pueden mostrar una imagen de 3.840 x 2.160 pixeles, un tamaño muy próximo al que se usa en las mejores proyecciones de cine digital.

Sólo una pequeña parte de los tres millones de televisores que se venderán este año en España, según GfK, estarán preparados para esta resolución. Por ahora, sólo cinco fabricantes (Sony, Samsung, LG, Philips y Panasonic) se han atrevido a lanzar pantallas compatibles en nuestro país, y sus precios rozan los 4.000 euros en el caso de los modelos más pequeños. Se espera que durante los dos próximos años esta tecnología llegue a más modelos y a puntos de precio más asequibles.

La mayor densidad de píxeles ayuda a percibir una imagen más nítida en los televisores de gran tamaño. Aunque el salto en calidad no es tan grande como entre la definición estándar y el Full HD, en hogares con pantallas de más de 50 pulgadas, UHD supondrá una mejora considerable. Los televisores compatibles incluyen además tecnologías de procesado de imágenes y retroiluminación LED, que ayudan a que la calidad final sea mayor.

Falta, en cualquier caso, un ingrediente importante: el contenido. En algunos países, como Japón y Corea, la emisión de televisión en estándar 4K ya ha comenzado, pero en Europa es raro encontrar servicios de emisión en alta definición convencional. En el caso de Full HD quedaba el consuelo de usar otras fuentes de vídeo, como discos Blu-Ray, capaces de aprovechar la resolución de la pantalla, pero en el caso de UHD, la industria no se ha puesto de acuerdo aún en un estándar físico para distribución de películas.

Hay algunas alternativas. Sony, por ejemplo, incluye desde mediados de año en sus Blu-Ray información adicional para que los televisores 4K hagan un escalado más preciso de la imagen (los televisores UHD pueden escalar una fuente 1080p, como un disco Blu-ray, para ocupar todo el tamaño de pantalla). Varios de los modelos de televisor a la venta incluyen tiendas on-line o servicios de vídeo bajo demanda con parte del contenido en 4K (es necesario tener una buena conexión a internet) y se pueden utilizar discos duros externos o tarjetas de memoria como fuentes de señal para las pantallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario