18 diciembre 2013

La resolución ultra ya está en nuestros hogares

Parece como si a los vendedores de televisores se les acabaran los argumentos. Recapitulen cómo ha sido la evolución de los televisores en el último lustro. En un repaso somero saltamos de la tele plana, sin más, a las HD Ready; de ahí a las Full HD, después, a los paneles 3D y un poco más tarde, tenían que estar conectados a Internet. Otros llegaban con disco duro, con doble sintonizador de TDT...

Y, ahora, ¿qué toca? Porque, más o menos todo lo anterior se le da por supuesto a una tele. ¿Con qué se puede entusiasmar al comprador para que pueda presumir de estar a la última?

El último avance se conoce por sus siglas en inglés como UHD, de Ultra High Definition o, en castellano, Ultra Alta Definición, conocida también como 4K. Su característica diferencial es que tiene casi 8,3 millones de píxeles en lugar de los 2,07 millones del Full HD, es decir, una resolución cuatro veces superior. Pero, claro, para mover semejante cantidad de puntos hacen falta procesadores gráficos muy potentes combinados con otros gráficos.

El sonido seguirá siendo su punto débil, salvo con una barra como la HW-F850, por ejemplo.

APOYOS

SAMSUNG UE55F9000: Panel de retroiluminación LED Full HD 3D de 55 pulgadas. Resolución: UHD 3.840 x 2.160. Otras: Smart TV, control por voz y gestos, cámara integrada. Dimensiones: 1.245,6 x 764,2 x 220 (con peana). 25 kilos. Precio: 3.999 euros. SAMSUNG HW-F850: Barra inalámbrica 2.1 con válvulas de vacío. Precio: 999 euros.

PANEL.

 Habituados ya a paneles prácticamen-te bidimen-sionales, puede sorprender que éste tenga casi cuatro centí-metros, pero se trata de una nueva generación capaz de mostrar tantos puntos en pantalla como cuatro televisores Full HD juntos.

VÁLVULAS.

Samsung está empeñado en demostrar que tiene derecho a ocupar un espacio importante en el mundo del audio. Una de sus estrategias para conseguirlo es emplear componentes como las válvulas de vacío. Pero, ¿de qué sirve utilizarlas si las escondes? Por eso, el HW-F850 las muestra en la parte central, junto a la botonadura.


TE VE.

 En la parte superior se encuentra una webcam retráctil para hacer videoconferencia y para controlar la tele mediante gestos.

MULTIPOSTURA.

Se puede colocar apoyada en el suelo o sujeta a la pared y detecta su posición. Es NFC y Bluetooth para conectar fácilmente el móvil y escuchar la música almacenana.

CENTRO DE CONEXIONES.

 El One Connect es uno de los secretos de esta tele. Es una caja en la que va buena parte de la circuitería y la mayoría de las conexiones: cuatro HDMI, antena, dos USB... Se conecta a la tele por un cable único y permite actualizar el televisor sustituyéndolo por otro más avanzado.

TRASERA.

A pesar de que la mayoría de las conexiones están en el One Connect, mantiene una bahía detrás.

MANDOS.

A la izquierda, el mando convencional; a la derecha, el Premium. En el centro el de la barra.

 SIN CABLES. Cuanto más planas, peor sonido tienen las teles. Hay que acudir a las barras y la mayoría de ellas cuentan con un subwoofer e, incluso, con altavoces traseros. El problema son los cables. Aunque no siempre. En este caso, el subwoofer es inalámbrico. No hay cable entre la barra o la tele y el subwoofer, pero sí mantiene la conexión a la red eléctrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario