12 noviembre 2011

Nueva casa y embarazo de Catalina Middleton.

Los rumores sobre el embarazo de Catalina Middleton, la duquesa de Cambridge, se han propagado entre los medios británicos. El comportamiento de la duquesa durante un acto de Unicef en Copenhague despertó las sospechas. Cuentan que se tocó la barriga constantemente y que, en la recepción, no quiso comer pastel de cacahuete, ingrediente prohibido para las embarazadas.

A esto cabe añadir las declaraciones de una amiga íntima de Kate que recoge The Mail on Sunday sobre que Catalina y el príncipe Guillermo, ambos de 29 años y que se casaron el pasado 29 de abril, estaban locos por tener un niño. Algunos medios apuntan que se trata de una niña. Otros hablan de gemelos. Pero, de momento, no son más que especulaciones.

La noticia no ha sido confirmada por la Casa Real británica, y tampoco ha sido desmentida. En un comunicado, el Palacio de Buckingham se limitó a declarar: «Baste decir que si esperaran un niño, seríamos nosotros los que haríamos el anuncio y no una revista de chismes». A nadie le pasan por alto las declaraciones que hizo el príncipe Guillermo, el año pasado, antes de pasar por el altar de Westminster, cuando afirmó que «primero queremos casarnos y después tener hijos, queremos crear una familia».

Ajenos a los rumores, los duques siguen centrados en la construcción de su nuevo hogar. Tras barajar varias opciones, al final se han decantado por la casa que la princesa Margarita, la hermana de la reina, tenía dentro del Palacio de Kensington, en Londres. La casa está deshabitada desde la muerte de ésta en 2002. Se decantaron por esta opción tras descartar quedarse con el apartamento de Lady Di en el mismo Palacio, ubicado en la parte baja, donde Guillermo y Enrique se criaron y vivieron hasta la muerte de su madre en 1997. Al parecer, este apartamento encerraba demasiados recuerdos para Guillermo y tenía un punto de siniestro para Catalina vivir allí.

La elección del apartamento de Margarita ya ha sido bendecida por la reina, que ha aprobado también el presupuesto de la remodelación que quiere llevar a cabo la pareja y que asciende a un millón de libras. La reforma, que incluirá la renovación de todo el sistema eléctrico y fontanería, será costeada en parte con dinero público y en parte con fondos del patrimonio familiar. El diseño ha sido encargado a la renombrada diseñadora de interiores británica Kelly Hoppen, la favorita de Catalina. La casa consta de cuatro plantas, 20 habitaciones (el servicio podría dormir en la misma casa), un jardín privado amurallado y una guardería.

Las obras durarán un año, hasta 2013. Mientras tanto, los duques seguirán residiendo en su apartamento de dos habitaciones en el mismo palacio. La realeza británica ha residido en el Palacio de Kensington desde 1689, cuando el rey Guillermo III compró esta mansión originariamente conocida como Nottingham House. Allí ya viven los duques de Kent y los duques de Gloucester.

Si Guillermo descartó el antiguo apartamento de Lady Di porque estaba demasiado ligado al pasado, quien sí va a remover el pasado de su difunta madre es Hollywood. Y agitarán el que tal vez es el episodio vital más desconocido de Diana: su romance secreto con el cirujano paquistaní Hasnat Khan, que será llevado al cine. La película se llamará Caught in flight y la elegida para encarnar a Diana es la estrella emergente Jessica Chastian (El árbol de la vida).

De Khan se dice que fue el gran amor de la princesa. Diana lo conoció en el Royal Brompton Hospital, cuando fue a visitar a un amigo que el doctor había operado. Allí empezó su romance, que duró apenas dos años, entre 1995 y 1997. Empezaron a salir cuando ella aún estaba casada con el príncipe Carlos. Ella lo llamaba el doctor Maravilla. La relación fue mantenida en secreto hasta que en 1998, tras la muerte de Diana, Hasnat Khan lo reveló en una entrevista con el Daily Telegraph. El médico explicó que fue una relación muy intensa, que incluso ella pensó en convertirse al Islam y hablaron de tener hijos. Según dijo, fue él quien rompió porque no quería estar expuesto a la luz pública continuamente.

Después de que Khan pusiera fin a su relación, Diana empezó a salir con Dodi Al Fayed. El exmayordomo de la realeza británica, Paul Burrell, en el juicio por la muerte de Diana, explicó que la princesa utilizó a Dodi para provocar los celos de Khan y así recuperarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario