12 mayo 2015

Penélope Cruz también se ha liado con Nicolas Cage

Cuando Penélope Cruz aterrizó en la tierra de la libertad para ampliar su horizonte laboral, pocos sabían quién era esa atractiva madrileña. Hoy, tres superproducciones después, no es muy conocida como actriz, pero sí por los supuestos romances que ha mantenido con actores y las 12 portadas que ha protagonizado en las mejores revistas del país. Sin duda, su timidez, sus acaramelados ojos y su cuerpo escultural han cautivado a partes iguales a los medios de comunicación y al todo Hollywood.

«Pe», nombre cariñoso que ella recibe en América, se está haciendo verdaderamente famosa en Estados Unidos gracias a los supuestos romances que ha vivido con algunas de las estrellas del firmamento hollywoodiense como Nicolas Cage, Matt Damon y Tom Cruise. Relaciones que ella desmiente especificando que sólo son «amigos». Sin dudar de estas amistades, es cuanto menos extraño que cada vez que rueda un filme se le adjudique un affaire con el actor de turno.Más sospechosa es la casualidad de que una vez desdichas estas relaciones sentimentales con Damon, Cage y Cruise, todos ellos sin excepción, se separaren de sus parejas. ¿Coincidencias?

Un nuevo capítulo del culebrón «Pe» en América comenzó el pasado 6 de julio. Tom Cruise celebraba su 39 cumpleaños con 200 invitados en un club. En plena fiesta, los asistentes presenciaban los arrumacos y besos que el actor dedicaba a la actriz española, que había aparecido enfundada en un vaporoso vestido rojo. Pocos días más tarde, la publicista del protagonista de Misión Imposible, Pat Kingsley, declaraba en la televisión que ambos salían juntos de forma «romántica», es decir, que ya no eran amigos. Las reacciones no se hicieron esperar. En un artículo explosivo, la revista US Magazine definió su relación como «una fabulación publicitaria de Hollywood a la antigua usanza». Por antigua usanza, véase, el matrimonio del homosexual Rod Hudson.

Si se retrocede en el tiempo, el libro del corazón de Penélope se puede calificar de interesante. La primera página conocida la escribió el músico Nacho Cano, de Mecano, cuando ella apenas tenía 17 años. Estuvieron juntos varios años y crearon hogares para niños desamparados en la India, pero ella se enamoró de Gigi Sarasola y abandonó a su místico novio. En 1997, con su pareja Faiz Ahmad, vivió y ejerció de voluntaria en Uganda durante dos meses. Después, salió con el operador de cámara checo Tomas Obermayer, a quién conoció en el rodaje La niña de tus ojos.Una relación que se desvaneció al poco de llegar «Pe» a EEUU.Allí se convirtió en el centro de rumores que la relacionaban insistentemente con sus compañeros de reparto.

Habiéndola visto enamorarse tantas veces en la pantalla grande, no resultaba difícil entremezclar ficción y realidad. En su primera superproducción estadounidense, Todos los caballos bellos, un fracaso taquillero a este y al otro lado del Atlántico, ella interpretaba al amor prohibido de Matt Damon. En la realidad, el actor terminaba un noviazgo de tres años con Winona Ryder, mientras disfrutaba su soltería jugando a los bolos con nuestra Penélope. Por aquel entonces, la actriz describía a Damon a la revista Harper's Bazaar: «Es una de las personas mas generosas que he conocido en mi vida. Es tan humilde y auténtico». Mientras, repetía hasta la saciedad que eran «muy buenos amigos». A la revista Time tampoco le soltó prenda. «Decimos que no es verdad y lo siguen publicando. ¿Sólo porque jugamos a los bolos?». Tal vez Winona tenga la respuesta. No mucho después compartiría escenas con Johnny Depp en el rodaje de otro pinchazo de taquilla, Blow, con la que los chismes no abundaron tanto. Quizá porque no se vio divorcio a la vista, pese a que faltaron lenguas viperinas que lo insinuaran. Ella se prodigaba en cumplidos sobre su colega.«Tiene un corazón increíble. Johnny es tan especial que parece marciano».

Sería con su siguiente trabajo con el que se desatarían las malas lenguas en los medios. «Pe» coprotagonizaba en la isla griega de Cefalonia La mandolina del Capitán Corelli junto a Nicolas Cage. De nuevo, la ficción se mezclaba con la realidad. En plena filmación ella declaraba al Daily Telegraph: «No estamos juntos.Nicolas y yo somos buenos amigos». Una amistad que se vio empañada por la solicitud de divorcio que hizo Patricia Arquette, esposa del actor, cuando los medios de comunicación se hicieron eco del supuesto affaire.

Fue mientras trabajaba en esta película, cuando tuvo el primer contacto con Cruise. Se estaba preparando Vanilla Sky, el remake estadounidense de Abre los ojos. Tom quería que ella interpretara el papel que protagonizó en la versión de Alejandro Amenábar.No haría prueba, al igual que Nicole Kidman, de la que se está divorciando tras 10 años de amor sin fin, no la hizo cuando él decidió que ella sería protagonista de Días de trueno.

Hace unos meses, la noticia de que el matrimonio entre la australiana y el protagonista de Top Gun había terminado cayó como un cubo de agua fría en Hollywood. Los rumores se desataban y resonaba la palabra adulterio en ambos bandos. No tardaron mucho en aparecer las primeras fotos de Tom y «Pe» en el rodaje de Vanilla Sky paseando de la mano en Central Park. Hubo un desmentido, pero rápidamente surgieron más fotos de ellos besándose en un restaurante de Beverly Hills y, ahora, el anuncio oficial del noviazgo.

Las lenguas más viperinas ya destripan la relación y dicen que es un montaje. Por un lado, lo mucho que beneficiará a la carrera de Penélope. Por otro, con ella Tom consigue acallar los renacidos rumores sobre su homosexualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario