05 enero 2014

Como disfrutar de la vida con poco dinero

Los mejores precios para viajar en avión. Siempre que pueda, use para comprar sus billetes de avión el buscador skyscanner.com, que no es una agencia como otras webs que sólo ofrecen las ofertas de las aerolíneas con las que tienen acuerdos. Skyscanner no permite comprar billetes, pero indica dónde están los más baratos tras una búsqueda en todas las webs de la red.

Montaña: cero euros. Tanto si practica ejercicio como si lo que le gusta es disfrutar del aire libre y la naturaleza, un plan perfecto para un domingo es hacer una excursión a la montaña. Sólo necesita una buena ruta acompañada de una buena comida en el campo preparada en casa.

Además, la propuesta es aún más divertida si va con un grupo de amigos. Es un programa barato, sano y entretenido para adultos y niños, que pueden disfrutar descargando adrenalina con total libertad e inventar juegos para los que desarrollen la imaginación, sin necesidad de las nuevas tecnologías. Y para equiparse, nada más asequible que Decathlon.

En forma, y en la calle. La crisis no ha de impedirle practicar ejercicio, y una forma más barata de hacerlo es dejar el gimnasio y sustituirlo por carreras en el parque y algunos ejercicios en casa. Según un estudio de Facua realizado el pasado agosto, el precio medio de estos centros en nuestro país es de 43,41 euros mensuales (aunque en Madrid, la ciudad con las tarifas más caras, es de 56,45 euros). Además, hay que sumar el precio de la matrícula. De este modo se puede ahorrar más de 500 euros al año.

Vuelven los cumpleaños en casa. Y la piñata, los gusanitos, los sándwiches y los resfrescos... Así puede ahorrarse los 6 euros de media por niño que cuesta celebrar el cumpleaños en alguno de los restaurantes de las conocidas cadenas de comida rápida. De este modo, si por ejemplo la celebración reúne a 15 invitados, en lugar de gastar 90 euros en uno de estos locales, sólo invertirá unos 30 (según lista de compra realizada en Mercadona) en la fiesta.

Volver a fijarnos en cómo se pone el Sol. En todas las ciudades contamos con grandes zonas verdes, auténticos refugios de oxígeno para escapar del mundanal ruido. ¿Por qué no aprovechar esos paraísos? Una buena idea para cualquier tarde es acudir a uno de esos parques, como el del Retiro de Madrid o el Güell de la Ciudad Condal, y, al más puro estilo años 50, sentarse a disfrutar de la puesta de sol. Una mantita, una cesta con mantel de cuadros, el Protos Verdejo Fermentado en Barrica (superbueno por sólo 11 euros) y unos sándwiches que usted prepare son suficientes para a ser testigo de una romántica escena.

1 comentario:

  1. excellent issues altogether, you simply won a logo new reader.
    What could you suggest in regards to your post that you made some days ago?
    Any positive?

    my web site :: goji pro; ,

    ResponderEliminar