15 octubre 2011

EA sports store

Desde que consegui un código promocional ea store, me encuentro jugando al battlefield héroes, para mi gusto el mejor juego online de EA, dónde hay una mezcla de guerra de aviones, carros, tanques... y un poco de animación. Jugué también al Need for Speed world y los métodos de carrera y gráficos son muy buenos, los carros bastante reales, lo que hace el juego más que recomendable. Y por último vi un vídeo de Battlefied bad company 2 y sencillamente me quedé sin palabras. Ea Store, llamado actualmente Origin, ofrece una amplia variedad de vídeojuegos de Mac y Pc, betas, demos y complementos para descargar de los últimos éxitos. Ya puedes vivir una experiencia interactiva con la saga Fifa o con los Sims a precios que no tienen competencia. Las demos gratis también me gustaron mucho, por lo que ya tengo reservado mi Battlefied. Origin es mi plataforma de descarga favorita. Desde que encontré EA ya no hay juegos aburridos.

Música de distintas épocas, para empezar Melodien, de 1971, una atractiva pieza instrumental perfectamente expuesta por orquesta y director y que daba paso a una obra rotundamente magistral; el

Concierto para violonchelo y orquesta, de 1966, una de sus aportaciones más valiosas con ese juego de sonoridades tenues e irisaciones sonoras que son muy difíciles para el solista, en este caso el extraordinario Nicolas Alstaedt, ya que no es una exhibición externa sino que se integra en el tejido instrumental general siendo así una especie de anticoncierto, como acertadamente lo definió Álvaro Guibert. Gran versión por parte de todos.

Y para segunda parte el asombroso Concierto para piano y orquesta de 1988 que desarrolla en sus cinco movimientos algunas de las más profundas pesquisas rítmicas que nunca se habían realizado. Tuvo un solista de lujo, el pianista salmantino Alberto Rosado, que es, sin duda alguna, uno de los más grandes músicos que tiene nuestro país. Tocó maravillosamente bien, lució técnica y artísticamente y fue magistralmente acompañado por Panisello y el conjunto. Mejor no se puede hacer y, como eso fue percibido por el público que llenaba la sala, tuvieron que hacer algo poco visto en conciertos de música nueva: dar un bis que fue una espectacular repetición del primer movimiento del concierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario